Blogia
Cuaderno de bitácora - Tejiendo palabras

Mi novela preferida - Juan Eslava Galán

Mi novela preferida - Juan Eslava Galán

Mi novela preferida

 

EN BUSCA DEL UNICORNIO

No creo que exista un novelista que le deba tanto a una novela como yo le debo a “En busca del Unicornio”. Mi vida misma se divide en dos periodos claramente diferenciados: antes y después de su publicación, o, si lo prefieren, antes de ganar el Premio Planeta y después de ganarlo. Antes de aquel 15 de octubre de 1987 yo era  catedrático de inglés en un instituto de Sevilla y tenía dos aficiones: la historia (había conseguido un doctorado con un trabajo sobre fortificación medieval) y la literatura. Tenía escritas catorce novelas, pero jamás había intentado publicarlas. Pensaba, como  tantos autores aficionados: Si no eres conocido ¿quién se va a arriesgar a publicarte?, y si no publicas ¿quién te va a conocer?La segunda etapa, después de ganar el Planeta, es la de un autor que vive de lo que escribe y que, en los últimos veinte años, ha publicado diez o doce novelas y algún ensayo con razonable éxito de crítica y de público.La novela a la que tanto debo tuvo una larga gestación, pero seguramente no la hubiera concebido sin la inspiración de una novela y de una película: Mansura (1984) de Félix de Azúa y El hombre que pudo reinar (1975) de John Huston. “En Busca del unicornio” cuenta la historia de una expedición de guerreros castellanos que el rey Enrique IV el Impotente envía a África para que le traigan un cuerno de unicornio con el que espera remediar su problema. Los expedicionarios cruzan el desierto y viven diversas vicisitudes y aventuras en pos del animal que no existe. Finalmente consiguen el mitico cuerno que, como el lector adivina, es el de un rinoceronte. Mueren todos excepto el comandante de la expedición, el animoso Juan de Olid, que regresa a España manco y viejo, a los veintiun años de la partida, para encontrar que el mundo ha cambiado en su ausencia. Ya los usos medievales, la fidelidad y el honor, valen poco, su rey murió y la nueva era que vive Europa es la de los mercaderes. El protagonista de la novela, Juan de Olid, fue un personaje real, paje o secretario del condestable de Castilla, Miguel Lucas de Iranzo, y probable autor de su interesante crónica Hechos del Condestable Miguel Lu­cas de Iranzo, editada por Gayangos en 1855 y por Juan de Mata Carriazo en 1940. Por las pá­ginas de la crónica, escrita por algún hombre de letras que apreciaba al Condestable, vemos desfilar, en un estilo sorprendentemente moder­no y atractivo, que hemos intentado imitar en nuestra novela, todo el color y la por­menorizada vida de una ciu­dad fronteriza de finales del siglo XV: las fiestas, celebra­ciones, torneos, intrigas loca­les y sangrientas refriegas con los moros granadinos. Todo lo que Iranzo vivió en su reti­ro de Jaén.Lamentablemente, la cró­nica se interrumpe en 1471, dos años antes del asesinato del Condestable. La expedición por mí imaginada permite suponer que esos años que faltan en la crónica son consecuencia de la prolongada ausencia africana de Juan de Olid.Yo había leído a los cronistas de Indias y también mucha literatura medieval. No me fue dificil impostar el estilo para que, con las debidas licencias, pareciera que el libro estaba escrito en primera persona por un señor del siglo XV. Esta fue una de las virtudes que los críticos señalaron. Después he repetido el experimento, también con  éxito, en otras dos novelas: El comedido hidalgo, en la que imito el estilo del siglo XVII, y Guadalquivir, que pretende ser una historia oral contada por un juglar árabe en el siglo XIII.En En Busca del Unicornio me dominó el prurito de la exactitud histórica, especialmente en lo referente a nuestra península y Marruecos. Después, cuando los expedicionarios cruzan el Sáhara y se internan en el África negra, me basé en la escasa documentación histórica y arqueológica de que disponemos. Al sur del Sahara, Juan de Olid encuentra sucesiva­mente una serie de tribus o entidades políticas: los Co­lumba, los Cuarafa, los Man­da, los Mambetu, los Bandi y los Tongaka; todas ellas corresponden a grupos humanos que existieron entre los siglos X y XV. Los historiadores los denominan genéricamente “grandes imperios africanos”. Dado lo incierto de la cronología de estos imperios pasé por ellos sin muchos escrúpulos en lo tocante a posibles anacronismos.En Busca del Unicornio se ha traducido a seis idiomas. La traducción italiana ganó el premio Chianti Ruffino Enrico Fattore. También alcanzó notable éxito en forma de comic, tres albumes editados por Glenat, con dibujos de Ana Miralles. Las sucesivas ediciones españolas han superado ya los ochocientos mil ejemplares. Es natural que esté agradecido a esta novela.   
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Rafael -

Sin duda la mejor novela de Juan Eslava. Curiosamente ya he comprado este libro unas 8 veces. Siempre que me lo encuentro en una librería de segunda mano a un precio razonable lo compro y se lo regalo a un amigo.¡Y ya van 8!

Dani Blanco -

Interesante historia la de esta novela.Haré un hueco entre mis lecturas para la misma.Saludos
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres