Blogia
Cuaderno de bitácora - Tejiendo palabras

Estaba deseando que saliese a librerías. Ya lo tengo en mano y abrir el libro es cómo practicar un rito. Huele papel, a tinta, a viejo conocido. Huele a ganas de saborearlo, de mezclarse entre sus páginas, sus gentes y perderse en su historia. En esa Cádiz tan cercana, milenaria y vieja conocida. En ese trozo de historia que pudo traer otros aires a nuestra España. Sí, España. También tengo ganas de conocer a Lolita, sus entrañas, ver cómo Arturo es capaz de penetrar en lo más profundo del alma de una mujer, una vez más, o conocer al resto de personajes que pueblan esta que dicen ser la mejor de sus novelas, a sus guiños a otras novelas, a sus complicidades. En una palabra, a entrar en su juego.

Una lástima no haber podido asistir a su presentación el pasado viernes 5 de marzo, no suelo faltar a esas citas. Esos momentos tan íntimos son más que una simple presentación. Y escuchar a Arturo Pérez-Reverte es un privilegio. Y un lujo asistir a una charla entre amigos, cómo en esta ocasión, con Oscar Lobato. Sería estupendo poder ver ese mano a mano entre los tres mosqueteros.

Voy a terminar con unas palabras de Arturo en una entrevista a El País: "El escritor dice algo que conmocionará a sus muchos lectores: "Mi tiempo como escritor está limitado, me pueden quedar con vigor narrativo diez o quince años como mucho; eso significan de cinco a siete novelas más, si no me muero antes". Y silencia la exclamación estirando un brazo. "Así que he de elegir mucho lo que hago y lo que descarto".

Yo lo veo de otra manera. Esa es la suerte que tenemos, de saber que aún podemos disfrutar mucho con sus libros, se queda uno cómo huérfano cuando gustándote un autor, no puedes seguir leyendo nuevos trabajos porque por desgracia ya ha fallecido. De modo que estamos de suerte, tenemos aún, Dios mediante, mucho que disfrutar con él.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres