Fue en La Carbonería, en Sevilla, presentando una de las primeras entregas de Alatriste, donde nació la amistad de Rafael de Cózar, Arturo Pérez-Reverte y Juan Eslava Galán. Desde entonces los tres mosqueteros se han reunido en numerosas ocasiones para presentar sus respectivos nuevos libros. Con ese toque genial, insustituíble y magistral que los caracteriza.
En memoria de ese momento, y sobre todo de sus protagonistas.
A Juan, por estar ahí siempre. A Arturo Pérez-Reverte por recordar siempre. Y a Fito, poeta, por su simpatía. Y con la tristeza de su marcha. Descansa en paz.